El poder de los crucíferos

Como ocurre con todo, en el equilibrio está la virtud. En este post hablaremos de lo necesarios que son los crucíferos en la dieta, pero también de los riesgos que conlleva abusar de ellos.

Pero antes de entrar en materia delimitaremos qué alimentos se consideran crucíferos. Estos son: brócoli, col, coliflor, rúcula, colinabo (mezcla de col y nabo), rábano, col rizada, espinacas, wasabi repollo verde y col de Bruselas. Todos estos alimentos tienen varias cosas en común, de las cuales las más importantes es que tienen potentes efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Lo cual quiere decir que previenen y protegen ante la inflamación crónica; problema que sabemos que está detrás del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el sobrepeso y la artritis.

Como son muchos alimentos, en este post nos vamos a centrar en algunos…

El brócoli encabeza la lista por lo fácil que es de preparar y por sus múltiples beneficios. Solo es necesario cocerlo al vapor durante 5 min y echarle un poco de aceite de oliva. Con esta simplísima receta estarás cubriendo casi seguro tu necesidad diaria de vitamina C, K y folato, además de tu dosis de fibra. Al igual que el brócoli, la col también se puede cocinar así. Y te enriquecerá en vitamina A y C, y en fibra.

La coliflor es la más rica en fitoquímicos tales como los polifenoles, carotenoides, flavonoides y en vitamina C. La coliflor, al contrario de lo que se suele creer, es mejor tomarla asada que hervida, para que conserve el máximo de nutrientes. No obstante con las ollas salad master la pérdida al hervir es mínima.

La col de Bruselas, es un crucífero también rico en vitamina C, pero también en otro tipo de nutrientes de los dichos hasta ahora. Es una gran fuente de proteínas, así como de Potasio. Es mejor hacerlas al horno para darle un sabor agradable.

La rúcula desespesa la sangre gracias a la agregación plaquetaria y a la reducción de la tensión arterial, ya que tiene un alto contenido en nitratos. Es recomendable consumirla cruda en la ensalada.

Si comes regularmene crucíferos, no solo evitarás carencias en los nutrientes mencionados, sino que estarás previniendo problemas de salud tales como el alzheimer, y varios tipos de cáncer, como el de pulmón, próstata, páncreas, piel, vejiga, tiroides, colon y estómago. En cambio un consumo excesivo puede ocasionar un bloqueo de la glándula tiroides, con todos los desajustes hormonales que ello conlleva. Como decíamos al principio en el equilibrio está la virtud.

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies