Hackea el Sistema

Psicologia neuronas

Solo ha habido un psicólogo que ha ganado el Premio Nobel y es Daniel Kahneman.

Recibió el premio por su labor de ayudar a entender el comportamiento humano en las decisiones económicas.

Pero él no es economista, es psicólogo. Y lo que los economistas ni sospechaban es que somos mayormente irracionales a la hora de elegir cómo empleamos nuestro dinero, y si arriesgar o no en una determinada inversión. No voy a hablar de la psicología aplicada a la economía pero sí de Daniel Kahneman y sus hallazgos.

En 2013 se publicó su libro <Pensar rápido, pensar despacio> y en él explica el origen de esa irracionalidad que tanto nos caracteriza. La idea principal del libro es que la mente tiene
dos modos de funcionamiento: El sistema 1 y el sistema 2 (así los llama para simplificar).

El sistema 1 es el responsable
de todas nuestras decisiones impulsivas y a menudo ilógicas. Desde el principio del libro deja claro que siempre está activo uno u otro sistema, pero nunca ambos a la vez. Lo sorprendente es que la mayor parte del tiempo no está activado el sistema 2 sino el 1, lo cual quiere decir que solemos ser los títeres de nuestro inconsciente.
Una de las ideas que toca el libro es que los humanos tendemos a atribuir intenciones.

Se hizo un experimento en que los participantes veían en una pantalla un corto de 1:40 min en que salía un triángulo grande, un triángulo pequeño y un círculo moviéndose alrededor de lo que parecía una casa con la puerta abierta. Cito textualmente lo que dice el libro:
<>.
¡Los participantes atribuían sentimientos e intenciones a lo que tan solo eran unas figuras geométricas moviéndose! Este hecho que parece inofensivo, creo que puede llegar a tener un impacto en nuestra vida que no llegamos ni a imaginar.
Me explico.
Dado que la tesis principal del libro es que estamos más tiempo a merced del sistema 1, que del sistema 2, y que el sistema 1 ‘’está programado’’ para caer en errores sistemáticos e interpretaciones sesgadas, sería más sensato que cuando alguien nos molesta o hiere, lo atribuyamos a su sistema 1 (inconsciente) que a su sistema 2 (consciente). El caso es que, como nosotros mismos también estamos la mayor parte del tiempo a merced del sistema 1 (sin darnos cuenta, claro), y una de las características del sistema 1 es atribuir intenciones a todo, vamos a culpar al otro de haber hecho lo que ha hecho, cuando podría haber elegido conscientemente hacer lo correcto.
En otras palabras, el cuadro será el siguiente: Nuestro sistema 1 culpará al otro que está a merced del sistema 1 también, de hacer lo que hace, convencido de que podría elegir actuar de otro modo. Pero lo cierto es que ni el otro puede elegir actuar de otro modo (o sí, pero el margen es muy pequeño), ni tiene sentido que nosotros lo culpemos, ya que nosotros
estamos haciendo lo mismo mientras lo culpamos, esto es: Estar a merced del sistema 1.
No podemos evitar que nuestro sistema 1 se active, pero sí podemos no caer totalmente presas de él. Para ello tenemos que cultivar el hábito de recuperar el gobierno de nuestra mente.
Aprendiendo a manejar la atención, la cual se puede entrenar como se puede entrenar cualquier músculo. Una buena forma de empezar a entrenar la atención es, ser capaz de poner durante al menos 15 minutos al día, el móvil en modo avión, y ser capaz de centrar la atención en un solo estímulo, ya sea interno (la respiración por ejemplo) o externo (los muebles y objetos decorativos del lugar en que nos encontremos).

Mientras atendemos eso, se trata de acallar el diálogo interno que solemos tener en la cabeza 24/7. Al principio será costoso y el diálogo reaparecerá una y otra vez. Cuando reaparezca tenemos que volver nuestra atención apaciblemente a aquello que estábamos atendiendo, sin quedarnos mentalmente enganchado a la idea de que no somos capaces de callar la voz de nuestra cabeza.

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies